Descripción general

Los trastornos de adaptación son afecciones relacionadas con el estrés. Sufres más estrés del que normalmente se esperaría en respuesta a un suceso estresante o inesperado, y el estrés provoca problemas significativos en tus relaciones, el trabajo o la escuela.

Los problemas en el trabajo, el hecho de asistir a la escuela en otro lugar, una enfermedad, la muerte de un familiar cercano o cualquier cambio en la vida pueden provocar estrés. La mayoría de las veces, las personas se ajustan a esos cambios en pocos meses. Sin embargo, si tienes un trastorno de adaptación, continúas teniendo reacciones emocionales y conductuales que pueden contribuir a que te sientas ansioso o deprimido.

Sin embargo, no tienes que soportarlo a solas. El tratamiento puede ser breve y es probable que te ayude a recuperar el equilibrio emocional.

Síntomas

Los signos y síntomas dependen del tipo de trastorno de adaptación y pueden variar según la persona. Sufres más estrés del que normalmente se esperaría en respuesta a un suceso estresante, lo que provoca problemas significativos en tu vida.

Los trastornos de adaptación afectan la forma en la que te sientes, así como lo que piensas de ti mismo y del mundo; también pueden influir en tus acciones y tu conducta. Algunos ejemplos son:

  • Sentirte triste, desesperanzado o no disfrutar cosas que solías disfrutar
  • Llorar con frecuencia
  • Estar preocupado o sentirte ansioso, nervioso, tenso o estresado
  • Trastornos del sueño
  • Falta de apetito
  • Dificultad para concentrarse
  • Sentirte abrumado
  • Tener dificultades para desenvolverte en las actividades diarias
  • Apartarte de tus fuentes de apoyo social
  • Evitar asuntos importantes, como ir al trabajo o pagar cuentas
  • Pensamientos o conductas suicidas

Los síntomas del trastorno de adaptación aparecen dentro de los tres meses posteriores a un suceso estresante y no duran más de seis meses después de su finalización. Sin embargo, los trastornos de adaptación persistentes o crónicos pueden continuar durante más de seis meses, en especial, si lo que te produce estrés continúa, como el desempleo.

Cuándo consultar al médico

En general, los factores de estrés son temporales y aprendemos a afrontarlos con el tiempo. Los síntomas del trastorno de adaptación mejoran cuando el estrés se alivia. Sin embargo, a veces, el suceso estresante sigue siendo parte de tu vida. También puede suceder que una nueva situación de estrés se presente y tengas que enfrentar la misma dificultad emocional nuevamente.

Consulta con el médico si sigues teniendo problemas o si tienes dificultades para atravesar cada día. Puedes obtener tratamiento que te ayude a afrontar mejor los episodios de estrés y sentirte mejor con tu vida de nuevo.

Si tienes inquietudes acerca de la adaptación o la conducta de tu hijo, habla con su pediatra.

Pensamientos o conductas suicidas

Si tienes pensamientos relacionados con lastimarte a ti mismo o lastimar a otra persona, llama al 911 o a tu número local de emergencias, dirígete a una sala de urgencias o cuéntaselo a un familiar o amigo de confianza. También puedes llamar a un número directo de prevención del suicidio. En los Estados Unidos, llama al National Suicide Prevention Lifeline (Línea Nacional de Prevención del Suicidio) al 1-800-273-TALK (1-800-273-8255) para contactarte con un consejero especializado.

Causas

Los trastornos de adaptación se producen debido a cambios importantes o por lo que te genera mayor estrés en tu vida. La genética, las experiencias de vida y el temperamento pueden aumentar la probabilidad de padecer un trastorno de adaptación.

Factores de riesgo

Es posible que algunos elementos aumenten la probabilidad de padecer un trastorno de adaptación.

Acontecimientos estresantes

Los acontecimientos estresantes de la vida, tanto positivos como negativos, pueden aumentar el riesgo de padecer un trastorno de adaptación. Por ejemplo:

  • Divorcio o problemas conyugales
  • Problemas interpersonales o en las relaciones
  • Cambios en la situación actual, como la jubilación, tener un bebé o mudarse para estudiar en la universidad
  • Situaciones adversas, como perder el trabajo, el fallecimiento de un ser querido o tener problemas económicos
  • Problemas en la escuela o en el trabajo
  • Experiencias que ponen en peligro la vida, como una agresión física, peleas o desastres naturales
  • Factores de estrés continuo, como tener una enfermedad o vivir en un vecindario inseguro

Tus experiencias de vida

Las experiencias de vida pueden impactar en tu forma de afrontar el estrés. Por ejemplo, el riesgo de padecer un trastorno de adaptación puede aumentar si:

  • Viviste con un nivel significativo de estrés durante la niñez
  • Tienes otros problemas de salud mental
  • Te enfrentas a varias circunstancias difíciles al mismo tiempo

Complicaciones

Si los trastornos de adaptación no se resuelven, con el tiempo, pueden derivar en problemas de salud mental más graves, como trastornos de ansiedad, depresión o abuso de sustancias.

Prevención

No hay ninguna manera garantizada de evitar los trastornos de adaptación. Sin embargo, desarrollar la capacidad saludable de enfrentar desafíos o situaciones y aprender a ser resiliente te puede servir en momentos de mucho estrés.

Si sabes que se aproxima una situación estresante (como una mudanza o la jubilación) acude a tu fortaleza interna, aumenta tus hábitos saludables y reúne a tus redes de contención sociales por adelantado. Recuérdate que, por lo general, la situación durará un tiempo limitado y que puedes superarla. Además, considera visitar al médico o al profesional de salud mental para analizar formas saludables de controlar el estrés.

Jan. 15, 2019
  1. Adjustment disorders (Trastornos de adaptación). En: Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders DSM-5 (Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales DSM-5), 5.ª ed., Arlington, Va.: American Psychiatric Association (Asociación Estadounidense de Psiquiatría); 2013. http://www.psychiatryonline.org. Último acceso: 31 de octubre de 2016.
  2. Gabbard GO, ed. Adjustment disorders (Trastornos de adaptación). En: Gabbard's Treatments of Psychiatric Disorders (Tratamientos de Gabbard de trastornos psiquiátricos). 5.ª ed. Arlington, Va.: American Psychiatric Association (Asociación Estadounidense de Psiquiatría); 2014. http://www.psychiatryonline.org. Último acceso: 31 de octubre de 2016.
  3. Casey P. Adjustment disorder: New developments (Trastorno de adaptación: nuevos desarrollos). Current Psychiatry Report (Informe psiquiátrico actualizado). 2014;16:451.
  4. The road to resilience (El camino hacia la resiliencia). American Psychological Association (Asociación Estadounidense de Psicología). http://www.apa.org/helpcenter/road-resilience.aspx. Último acceso: 31 de octubre de 2016.
  5. Fighting stress with healthy habits (Combatir el estrés con hábitos saludables). American Heart Association (Asociación Americana del Corazón). http://www.heart.org/HEARTORG/HealthyLiving/StressManagement/FightStressWithHealthyHabits/Fight-Stress-with-Healthy-Habits_UCM_307992_Article.jsp#.WBeRM2dTHRE. Último acceso: 31 de octubre de 2016.
  6. Sawchuk CN (opinión de un experto). Mayo Clinic, Rochester, Minn. 18 de noviembre de 2016.