Descripción general

La fibrilación auricular es la frecuencia cardíaca acelerada e irregular que puede aumentar el riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular, insuficiencia cardíaca y otras complicaciones relacionadas con el corazón.

Durante la fibrilación auricular, las dos cavidades superiores (aurículas) del corazón laten de forma caótica e irregular, sin coordinar con las dos cavidades inferiores (ventrículos) del corazón. Los síntomas de fibrilación auricular generalmente comprenden palpitaciones, dificultad para respirar y debilidad.

Los episodios de fibrilación auricular pueden ser intermitentes, o bien se puede presentar fibrilación auricular constante que pueda requerir tratamiento. Aunque por sí sola no ponga generalmente en riesgo la vida, la fibrilación auricular es una enfermedad grave que no suele requerir tratamiento de urgencia.

Una preocupación importante con la fibrilación auricular es la posibilidad de desarrollar coágulos sanguíneos dentro de las cavidades superiores del corazón. Estos coágulos sanguíneos que se forman en el corazón pueden circular a otros órganos y bloquear el flujo sanguíneo (isquemia).

Los tratamientos para la fibrilación auricular pueden consistir en medicamentos e intervenciones para intentar alterar el sistema eléctrico del corazón.

Síntomas

Algunas personas con fibrilación auricular no tienen síntomas y no saben sobre su enfermedad hasta que se descubre durante una exploración física. Aquellas personas que tienen síntomas de fibrilación auricular pueden experimentar los siguientes signos y síntomas:

  • Palpitaciones, que son sensaciones de un latido del corazón acelerado, incómodo e irregular o un aleteo en el pecho
  • Debilidad
  • Menor capacidad para hacer ejercicio
  • Fatiga
  • Aturdimiento
  • Mareos
  • Dificultad para respirar
  • Dolor en el pecho

La fibrilación auricular puede ser:

  • Ocasional. En este caso se conoce como "fibrilación auricular paroxismal". Puedes tener síntomas que aparecen y desaparecen, que generalmente duran de unos pocos minutos a horas. A veces, los síntomas duran hasta una semana y los episodios pueden ocurrir repetidamente. Tus síntomas pueden desaparecer por sí solos o podrías necesitar tratamiento.
  • Persistente. Con este tipo de fibrilación auricular, el ritmo cardíaco no vuelve a la normalidad por sí solo. Si tienes fibrilación auricular persistente, necesitarás tratamiento como un choque eléctrico o medicamentos a fin de restaurar el ritmo cardíaco.
  • Persistente y a largo plazo. Este tipo de fibrilación auricular es continua y dura más de 12 meses.
  • Permanente. En este tipo de fibrilación auricular, el ritmo anormal del corazón no puede restaurarse. Tendrás fibrilación auricular de forma permanente y, a menudo, necesitarás medicamentos para controlar la frecuencia cardíaca y prevenir coágulos sanguíneos.

Cuándo consultar al médico

Si tienes algún síntoma de fibrilación auricular, pide una consulta con el médico. El médico puede solicitar un electrocardiograma para determinar si los síntomas se relacionan con la fibrilación auricular u otro trastorno del ritmo cardíaco (arritmia).

Si tienes dolor en el pecho, busca atención médica de urgencia de inmediato. El dolor en el pecho podría ser una señal de que estás teniendo un ataque cardíaco.

Causas

La fibrilación auricular es una frecuencia cardíaca irregular y a menudo rápida que ocurre cuando las dos cavidades superiores del corazón presentan señales eléctricas caóticas. Y el resultado es un ritmo cardíaco acelerado e irregular. La frecuencia cardíaca en la fibrilación auricular oscila entre 100 y 175 latidos por minuto. Los límites normales de la frecuencia cardíaca son de 60 a 100 latidos por minuto.

El corazón está formado por cuatro cavidades: dos cavidades superiores (aurículas) y dos cavidades inferiores (ventrículos). Dentro de la cavidad superior cardíaca derecha (aurícula derecha), hay un grupo de células llamado "nódulo sinusal". Este es el marcapasos natural del corazón. El nódulo sinusal produce la señal que normalmente inicia cada latido del corazón.

Normalmente, la señal viaja a través de las dos cavidades superiores del corazón y luego a través de una vía de conexión entre las cavidades superiores e inferiores, llamada "nódulo auriculoventricular". El movimiento de la señal hace que el corazón se contraiga y envíe sangre al corazón y al cuerpo.

En la fibrilación auricular, las señales en las cavidades superiores del corazón son caóticas. Como resultado, comienzan a agitarse. El nódulo auriculoventricular (la conexión eléctrica entre las aurículas y los ventrículos) recibe una gran cantidad de impulsos que intentan atravesarlo para llegar a los ventrículos.

Los ventrículos también laten de forma acelerada, pero no tanto como la aurícula, debido a que no todos los impulsos logran atravesar y llegar hasta ellos.

Posibles causas de la fibrilación auricular

Las anomalías o daños a la estructura del corazón son la causa más frecuente de la fibrilación auricular. Las posibles causas de la fibrilación auricular comprenden las siguientes:

  • Presión arterial alta
  • Ataque cardíaco
  • Enfermedad de las arterias coronarias
  • Válvulas cardíacas anormales
  • Defectos cardíacos de nacimiento (congénitos)
  • Glándula tiroides hiperactiva u otros desequilibrios metabólicos
  • Exposición a estimulantes, como medicamentos, cafeína, tabaco o alcohol
  • Síndrome del seno enfermo (funcionamiento incorrecto del marcapasos natural del corazón)
  • Enfermedades pulmonares
  • Cirugía cardíaca anterior
  • Infecciones virales
  • Estrés producido por cirugía, neumonía u otras enfermedades
  • Apnea del sueño

Sin embargo, algunas personas con fibrilación auricular no tienen defectos ni daños cardíacos. Esta enfermedad se conoce con el nombre de "fibrilación auricular aislada". En la fibrilación auricular aislada, la causa suele ser poco clara y las complicaciones graves son poco frecuentes.

Aleteo auricular

El aleteo auricular es similar a la fibrilación auricular; sin embargo, el ritmo de la aurícula es más organizado y menos caótico que los patrones anormales que se ven con frecuencia en la fibrilación auricular. En ocasiones, es posible que el aleteo auricular luego se convierta en fibrilación auricular, y viceversa.

Los factores de riesgo, síntomas y causas del aleteo auricular son similares a los de la fibrilación auricular. Por ejemplo, los accidentes cerebrovasculares también suponen una inquietud en personas con aleteo auricular. Al igual que con la fibrilación auricular, el aleteo auricular generalmente no pone en riesgo la vida cuando se recibe un tratamiento adecuado.

Factores de riesgo

Algunos factores pueden aumentar el riesgo de desarrollar fibrilación auricular.

Estos son:

  • Edad. Cuanto mayor seas, mayor será el riesgo de desarrollar fibrilación auricular.
  • Enfermedad cardíaca. Cualquier persona con una enfermedad cardíaca (como problemas en las válvulas cardíacas, enfermedad cardíaca congénita, insuficiencia cardíaca congestiva, enfermedad de las arterias coronarias o antecedentes de ataque cardíaco o cirugía cardíaca) tiene un riesgo mayor de desarrollar fibrilación auricular.
  • Presión arterial alta. Tener presión arterial alta, en especial si no está bien controlada con cambios en el estilo de vida o medicamentos, puede aumentar el riesgo de fibrilación auricular.
  • Otras afecciones crónicas. Las personas con determinadas enfermedades crónicas, como problemas de tiroides, apnea del sueño, síndrome metabólico, diabetes, enfermedad renal crónica o enfermedad pulmonar tienen un riesgo mayor de desarrollar fibrilación auricular.
  • Consumir alcohol. Para algunas personas, el consumo de alcohol puede desencadenar un episodio de fibrilación auricular. El consumo muy elevado de alcohol puede ponerte en un riesgo incluso mayor.
  • Obesidad. Las personas obesas tienen un riesgo más alto de desarrollar fibrilación auricular.
  • Antecedentes familiares. En algunas familias existe un mayor riesgo de fibrilación auricular.

Complicaciones

A veces, la fibrilación auricular puede producir las siguientes complicaciones:

  • Accidente cerebrovascular. En la fibrilación auricular, el ritmo caótico puede hacer que la sangre se acumule en las cámaras superiores del corazón (aurículas) y forme coágulos. Si se forma un coágulo sanguíneo, podría desprenderse del corazón y trasladarse al cerebro. Allí podría bloquear el flujo sanguíneo y causar un accidente cerebrovascular.

    El riesgo de un accidente cerebrovascular en la fibrilación auricular depende de la edad (tienes un riesgo mayor a medida que envejeces) y de si tienes presión arterial alta, diabetes, antecedentes de insuficiencia cardíaca o accidente cerebrovascular previo y otros factores. Determinados medicamentos, como los anticoagulantes, pueden disminuir el riesgo de accidente cerebrovascular o de daño a otros órganos causado por los coágulos sanguíneos.

  • Insuficiencia cardíaca. La fibrilación auricular, en especial si no se controla, puede debilitar el corazón y llevar a la insuficiencia cardíaca, una enfermedad en la cual el corazón no puede hacer circular suficiente sangre para satisfacer las necesidades del organismo.

Prevención

Para prevenir la fibrilación auricular, es importante tener un estilo de vida saludable para el corazón para reducir el riesgo de enfermedad cardíaca. Un estilo de vida saludable puede comprender:

  • Seguir una dieta saludable para el corazón
  • Aumentar la actividad física
  • Evitar fumar
  • Mantener un peso saludable
  • Limitar o evitar el consumo de cafeína y alcohol
  • Reducir el estrés, ya que el estrés intenso y la ira pueden provocar problemas en el ritmo cardíaco
  • Utilizar medicamentos de venta libre con precaución, ya que algunos medicamentos contra el resfriado y la tos contienen estimulantes que pueden provocar latidos rápidos del corazón

Fibrilación auricular - atención en Mayo Clinic

Sept. 13, 2019
  1. Atrial fibrillation. National Heart, Lung, and Blood Institute. https://www.nhlbi.nih.gov/health/health-topics/topics/af/. Accessed March 12, 2019.
  2. Atrial fibrillation. American Heart Association. https://www.heart.org/en/health-topics/atrial-fibrillation. Accessed March 17, 2019.
  3. Ferri FF. Atrial fibrillation. In: Ferri's Clinical Advisor 2019. Philadelphia, Pa.: Elsevier; 2019. https://www.clinicalkey.com. Accessed March 25, 2019.
  4. Moran PS, et al. Systematic screening for the detection of atrial fibrillation (a review). Cochrane Database of Systematic Reviews. https://www.thecochranelibrary.com. Accessed April 1, 2019.
  5. Atrial fibrillation fact sheet. Centers for Disease Control and Prevention. https://www.cdc.gov/dhdsp/data_statistics/fact_sheets/fs_atrial_fibrillation.htm. Accessed March 17, 2019.
  6. Kumar K. Overview of atrial fibrillation. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed March 24, 2019.
  7. Bonow RO, et al. Atrial fibrillation: Clinical features, mechanisms, and management. In: Braunwald's Heart Disease: A Textbook of Cardiovascular Medicine. 11th ed. Philadelphia, Pa.: Saunders Elsevier; 2019. https://www.clinicalkey.com. Accessed March 25, 2019.
  8. January CT, et al. 2014 AHA/ACC/HRS guideline for the management of patients with atrial fibrillation: Executive summary. A Report of the American College of Cardiology/American Heart Association Task Force on Practice Guidelines and the Heart Rhythm Society. Journal of the American College of Cardiology. 2014;64:2246.
  9. January CT, et al. 2014 AHA/ACC/HRS guideline for the management of patients with atrial fibrillation. A Report of the American College of Cardiology/American Heart Association Task Force on Practice Guidelines and the Heart Rhythm Society. Journal of the American College of Cardiology. 2014;64:e1.
  10. January CT, et al. 2019 AHA/ACC/HRS focused update of the 2014 guideline for the management of patients with atrial fibrillation. A Report of the American College of Cardiology/American Heart Association Task Force on Practice Guidelines and the Heart Rhythm Society. Journal of the American College of Cardiology. In press. Accessed April 1, 2019.
  11. High blood pressure, Afib, and your risk of stroke. American Heart Association. https://www.heart.org/en/health-topics/atrial-fibrillation/why-atrial-fibrillation-af-or-afib-matters/high-blood-pressure-afib-and-your-risk-of-stroke. Accessed March 24, 2019.
  12. Arrhythmia. National Heart, Lung, and Blood Institute. https://www.nhlbi.nih.gov/health-topics/arrhythmia. Accessed March 24, 2019.
  13. Kumar K. Antiarrhythmic drugs to maintain sinus rhythm in patients with atrial fibrillation: Recommendations. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed March 24, 2019.
  14. Ganz LI. Control of ventricular rate in atrial fibrillation: Pharmacologic therapy. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed March 24, 2019.
  15. Holmes DR, et al. Left atrial appendage and closure: Who, when, and how. Circulation. Cardiovascular Interventions. 2016;9:e002942.
  16. Riggin EA. Allscripts EPSi. Mayo Clinic, Rochester, Minn. April 24, 2019.

See also