Descripción general

El trastorno de apetito desenfrenado es un trastorno grave de la alimentación en el que sueles consumir cantidades extraordinariamente grandes de alimentos y te sientes incapaz de parar de comer.

Casi todos comemos de más en algunas ocasiones, por ejemplo, cuando nos servimos una segunda o una tercera porción de una comida durante las fiestas. Sin embargo, para algunas personas, comer de manera excesiva con la sensación de que se pierde el control y que esto se vuelva algo habitual pasa a ser un trastorno de apetito desenfrenado.

Cuando tienes el trastorno de apetito desenfrenado, puedes sentirte avergonzado por comer en exceso y prometer que vas a dejar de hacerlo. No obstante, sientes una compulsión tan fuerte que no puedes resistir la necesidad y continúas comiendo en exceso. Si padeces el trastorno de apetito desenfrenado, el tratamiento puede ser de ayuda.

Síntomas

La mayoría de las personas con trastorno por atracones tienen sobrepeso o son obesas, pero tú puedes tener un peso normal. Los signos y síntomas conductuales y emocionales del trastorno por atracones incluyen los siguientes:

  • Comer cantidades inusualmente grandes de comida en un tiempo determinado, por ejemplo, durante un período de dos horas.
  • Sentir que la conducta alimenticia está fuera de control.
  • Comer incluso cuando estás lleno o no tienes hambre.
  • Comer con rapidez durante los episodios de atracones.
  • Comer hasta que estás demasiado lleno.
  • Comer solo o a escondidas con frecuencia.
  • Sentirte deprimido, enojado, avergonzado, culpable o molesto por tus hábitos alimentarios.
  • Hacer dietas con frecuencia, posiblemente sin bajar de peso.

A diferencia de una persona con bulimia, después de un atracón, no sueles vomitar, usar laxantes ni hacer ejercicios físicos en exceso para compensar las calorías adicionales que comiste. Puedes intentar hacer una dieta o comer las comidas habituales. Sin embargo, restringir tu alimentación puede llevarte a más atracones.

La gravedad del trastorno por atracones se determina a través de la frecuencia de los episodios durante una semana.

Cuándo debes consultar con un médico

Si tienes síntomas de trastorno de apetito desenfrenado, busca atención médica lo más rápido posible. Los problemas del apetito desenfrenado pueden variar desde algo temporal a una situación recurrente, e incluso pueden persistir durante años si no se obtiene tratamiento.

Habla con el proveedor de atención médica o con un profesional de la salud mental sobre los síntomas y sentimientos asociados con el apetito desenfrenado. Si no quieres buscar tratamiento, habla con alguien en quien confíes acerca de lo que te sucede. Un amigo, un ser querido, un maestro o un líder religioso puede ayudarte a dar los primeros pasos de un tratamiento exitoso para el trastorno de apetito desenfrenado.

Ayudar a un ser querido que presenta síntomas

Una persona con trastorno de apetito desenfrenado puede convertirse en experto en ocultar su comportamiento, por lo cual es difícil para los demás detectar el problema. Si crees que un ser querido tiene síntomas de trastorno de apetito desenfrenado, habla con él de forma abierta y honesta sobre lo que te preocupa.

Dale tu apoyo y aliento. Ofrece ayuda para buscar un proveedor de atención médica calificado o un profesional de la salud mental, y pide una consulta. Puedes ofrecerte para acompañarlo.

Causas

Se desconocen las causas del trastorno por atracones y purgas. Sin embargo, la genética, los factores biológicos, las dietas prolongadas y los problemas psicológicos aumentan tu riesgo.

Factores de riesgo

El trastorno de apetito desenfrenado es más común en mujeres que en hombres. Si bien el trastorno de apetito desenfrenado puede presentarse a cualquier edad, por lo general comienza en los últimos años de la adolescencia o poco después de cumplir los 20.

Estos son algunos de los factores que pueden aumentar el riesgo de desarrollar el trastorno de apetito desenfrenado:

  • Antecedentes familiares. Es mucho más probable que padezcas un desorden alimenticio si tus padres o hermanos tienen (o tuvieron) algún desorden alimenticio. Esto puede indicar que la herencia genética aumenta el riesgo de desarrollar trastornos alimenticios.
  • Dieta. Muchas personas con trastorno de apetito desenfrenado tienen antecedentes de haber hecho dietas. Hacer dietas o restringir las calorías durante el día puede provocar una necesidad de comer en exceso, en especial si tienes síntomas de depresión.
  • Problemas psicológicos. Muchas personas que tienen trastorno de apetito desenfrenado tienen una mirada negativa de ellas mismas, y de sus habilidades y logros. Los desencadenantes de los atracones pueden incluir el estrés, una mala imagen corporal propia y la disponibilidad de las comidas preferidas.

Complicaciones

Es posible que tengas problemas psicológicos o físicos relacionados con el apetito desenfrenado.

Entre las complicaciones que puede causar el trastorno de apetito desenfrenado se incluyen los siguientes:

  • Mala calidad de vida
  • Problemas para funcionar en el trabajo, con la vida personal o en situaciones sociales
  • Aislamiento social
  • Obesidad
  • Enfermedades relacionadas con la obesidad, como problemas en las articulaciones, enfermedad cardíaca, diabetes tipo 2, enfermedad por reflujo gastroesofágico, y algunos trastornos respiratorios relacionados con el sueño

Entre los trastornos psiquiátricos que a menudo se vinculan con el trastorno de apetito desenfrenado se incluyen los siguientes:

  • Depresión
  • Trastorno bipolar
  • Ansiedad
  • Trastornos de consumo de drogas

Prevención

Si bien no hay una manera segura de evitar el trastorno de apetito desenfrenado, si tienes síntomas de comer en exceso, busca ayuda profesional. El médico puede aconsejarte sobre dónde obtener ayuda.

Si piensas que un amigo o ser querido tiene un problema de apetito desenfrenado, trata de orientarlo hacia una conducta alimentaria más saludable y a obtener tratamiento profesional antes de que la situación empeore. Si tienes hijos, haz lo siguiente:

  • Fomenta y refuerza una imagen corporal saludable, independientemente de su figura o tamaño
  • Habla con el proveedor de atención primera de tu hijo, quien está en una buena posición para identificar indicadores tempranos de un trastorno de la alimentación y ayudar a evitar su desarrollo

Experiencia en Mayo Clinic e historias de pacientes

Nuestros pacientes nos informan que la calidad de sus interacciones, nuestra atención al detalle y la eficiencia de sus visitas constituyen un cuidado de la salud que nunca antes habían experimentado. Mira las historias de pacientes satisfechos de Mayo Clinic.

  1. Rising Up to Overcome an Eating Disorder

    For more than 10 years, Victoria Magnus struggled to control an eating disorder. A 2017 visit to Mayo Clinic set her on a new path. By sharing her story, Victoria hopes to help others while increasing awareness about eating disorders and the lasting consequences they can have. Written by Victoria Magnus This is my journey [...]

Nov. 20, 2018
  1. Binge-eating disorder. In: Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders DSM-5. 5th ed. Arlington, Va.: American Psychiatric Association; 2013. http://dsm.psychiatryonline.org. Accessed Jan. 25, 2018.
  2. Binge eating disorder. National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases. https://www.niddk.nih.gov/health-information/weight-management/binge-eating-disorder. Accessed Jan. 25, 2018.
  3. Binge eating disorder. Merck Manual Professional Version. http://www.merckmanuals.com/professional/psychiatric-disorders/eating-disorders/binge-eating-disorder. Accessed Jan. 25, 2018.
  4. Brownley KA, et al. Binge-eating disorder in adults: A systematic review and meta-analysis. Annals of Internal Medicine. 2016;165:409.
  5. Llano J, et al. Management of binge-eating disorder in adults. American Family Physician. 2017;95:324.
  6. Forman SF. Eating disorders: Overview of epidemiology, clinical features, and diagnosis. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Jan. 25, 2018.
  7. Sysko R, et al. Binge eating disorder in adults: Overview of treatment. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Jan. 25, 2018.
  8. Davis H, et al. Pharmacotherapy of eating disorders. Current Opinion in Psychiatry. 2017;30:452.
  9. Fogarty S, et al. The role of complementary and alternative medicine in the treatment of eating disorders: A systematic review. Eating Behaviors. 2016;21:179.
  10. Eating disorders. National Alliance on Mental Illness. https://www.nami.org/Learn-More/Mental-Health-Conditions/Eating-Disorders/Overview. Accessed Jan. 25, 2018.
  11. McElroy SL, et al. Clinical features of bipolar spectrum with binge eating behaviour. Journal of Affective Disorders. 2016;201:95.
  12. Winham SJ, et al. Bipolar disorder with comorbid binge eating history: A genome-wide association study implicates APOB. Journal of Affective Disorders. 2014;165:151.
  13. Using dietary supplements wisely. National Center for Complementary and Integrative Health. https://nccih.nih.gov/health/supplements/wiseuse.htm. Accessed Jan. 31, 2018.
  14. Somers KJ (expert opinion). Mayo Clinic, Rochester, Minn. Feb. 28, 2018.
  15. McElroy SL, et al. Overview of the treatment of binge eating disorder. CNS Spectrum. 2015;20:546.
  16. Grothe K (expert opinion). Mayo Clinic, Rochester, Minn. March 23, 2018.