Nervio y vaina de mielina dañada

La ilustración muestra el nervio y la vaina de mielina dañada

El síndrome de Guillain-Barré destruye la capa protectora de los nervios periféricos (vaina de mielina), lo que evita que los nervios transmitan señales al cerebro.