Descripción general

Los nervios periféricos unen el cerebro y la médula espinal con otras partes del cuerpo. Estos nervios controlan los músculos para que puedas caminar, parpadear, tragar, levantar objetos y hacer otras actividades.

Pueden producirse varios tipos de tumores. Aunque a menudo la causa es desconocida, algunos de ellos son hereditarios.

La mayoría de los tumores no son cancerígenos (malignos), pero pueden provocar lesiones a los nervios y la pérdida del control muscular. Es por esto que es importante consultar con un médico cuando tengas cualquier bulto extraño, dolor, hormigueo o entumecimiento.

Tipos

Los tumores de los nervios periféricos afectan a los nervios porque crecen dentro de estos (tumores intraneurales) o los presionan (tumores extraneurales). La mayoría son benignos. Los diferentes tipos de tumores benignos de los nervios periféricos incluyen los siguientes:

  • Schwannoma. El tipo más frecuente de tumor benigno de los nervios periféricos en adultos, el schwannoma, puede producirse en cualquier parte del cuerpo. Normalmente proviene de un único grupo (fascículo) dentro del nervio principal y desplaza el resto del nervio. Algunos schwannomas pueden agrandarse y adoptar formas poco habituales dentro de la columna vertebral o la pelvis, como los tumores tipo mancuerna. Si tienes un schwannoma en un brazo o en una pierna, es probable que notes una masa.

    Cuando el schwannoma aumenta de tamaño, se ven afectados más fascículos, lo cual dificulta su extirpación. Por lo general, este tipo de tumor tiene un crecimiento lento.

    Si tienes un schwannoma poco frecuente cerca del tronco encefálico (un neurinoma del acústico), probablemente notes que tienes un problema de equilibrio o audición. También llamado «schwannoma vestibular», en la mayoría de los casos, este tipo de tumor se forma sin estar asociado a un síndrome, pero algunos neurinomas del acústico pueden diagnosticarse como tumores de neurofibromatosis tipo 2. Los tumores de neurofibromatosis tipo 2 sin tratar que continúen creciendo pueden afectar los nervios cercanos y comprimir el tronco encefálico.

    Los schwannomas se presentan muy frecuentemente como tumores solitarios, aunque a veces las personas pueden tener varios de estos en los brazos, las piernas o el cuerpo, afección que se llama «schwannomatosis».

  • Neurofibroma. Este tipo frecuente de tumor benigno de los nervios tiende a formarse de manera más centrada dentro del nervio. Un neurofibroma puede surgir de varios grupos de nervios y tiende a provocar síntomas leves. Este tumor se presenta muy frecuentemente en las personas que tienen neurofibromatosis tipo 1.

    Los médicos, por lo general, diagnostican a las personas que tienen neurofibromatosis tipo 1 examinando cambios de color o tumores benignos en la piel. Algunas personas con neurofibromatosis tipo 1 pueden manifestar otras afecciones, tales como la curvatura de la columna vertebral (escoliosis), otra deformidad ósea o un tumor en el nervio óptico (glioma óptico). Los pacientes con neurofibromatosis tipo 1 se encuentran en riesgo de presentar un tumor maligno de la vaina de los nervios periféricos.

  • Perineurioma. Este tumor benigno de los nervios periféricos, que es poco frecuente, también puede manifestarse como un tumor extraneural. El perineurioma intraneural se presenta, con mayor frecuencia, en niños y adultos jóvenes, y normalmente provoca debilidad progresiva gradual y pérdida sensitiva que afecta un brazo o una pierna.
  • Lipoma. Estos bultos blandos y benignos se originan en células de grasa que crecen lentamente; por lo general, aparecen debajo de la piel del cuello, de los hombros, de la espalda o de los brazos. Un lipoma que esté cerca de un nervio puede comprimirlo. Sin embargo, este tipo de tumor no suele causar dolor ni otros problemas. Es posible que el médico quiera vigilarlo por medio de controles periódicos.
  • Quiste de los ganglios. Algunos de estos quistes se originan en una lesión, pero la mayoría no tiene causa conocida. Frecuentemente se forman alrededor de las articulaciones, como la muñeca, y pueden causar dolor e interferir en las actividades cotidianas. Algunos desaparecen sin tratamiento, pero los quistes de los ganglios que comprimen los nervios cercanos deben extirparse.

Tipos

Causas

Se desconoce la causa de los tumores nerviosos periféricos benignos. Algunos son hereditarios. El tipo más común es un schwannoma. Normalmente comienza en un solo haz dentro del nervio principal y se desplaza hacia el resto del nervio. Otro tipo común es un neurofibroma. A menudo se forman dentro del nervio. En ocasiones, surgen a partir de varios conjuntos de nervios. Los perineuriomas son poco frecuentes y pueden crecer desde el interior o exterior del nervio. Los tumores fuera de un nervio pueden causar problemas cuando presionan el nervio. Otros tumores benignos que se forman fuera de los nervios son bultos blandos de células grasas de crecimiento lento, denominados lipomas y gangliones.

Tumor benigno de los nervios periféricos - atención en Mayo Clinic

Dec. 08, 2018
  1. Quinones-Hinojosa A, ed. Peripheral nerve tumors of the extremities. In: Schmidek and Sweet's Operative Neurosurgical Techniques. 6th ed. Philadelphia, Pa.: Saunders Elsevier; 2012. https://www.clinicalkey.com. Accessed Aug. 7, 2017.
  2. Gilchrist JM, et al. Peripheral nerve tumors. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Aug.7, 2017.
  3. Daroff RB, et al. Disorders of peripheral nerves. In: Bradley's Neurology in Clinical Practice. 7th ed. Philadelphia, Pa.: Saunders Elsevier; 2016. https://www.clinicalkey.com. Accessed Aug. 2, 2017.
  4. Goldblum JR, et al. Benign tumors of peripheral nerves. In: Enzinger and Weiss's Soft Tissue Tumors. 6th ed. Philadelphia, Pa.: Saunders Elsevier; 2014. https://www.clinicalkey.com. Accessed Aug. 2, 2017.
  5. Neurofibromatosis 1. National Organization of Rare Disorders. https://rarediseases.org/rare-diseases/neurofibromatosis-type-1-nf1/. Accessed Aug. 4, 2017.
  6. Lipoma. American Academy of Orthopaedic Surgeons. http://orthoinfo.aaos.org/topic.cfm?topic=a00631. Accessed Aug. 5, 2017.
  7. Haaga JR, et al., eds. Mediastinal disease. In: CT and MRI of the Whole Body. 6th ed. Philadelphia, Pa.: Elsevier; 2017. https://www.clinicalkey.com. Accessed Aug. 2, 2017.
  8. Riggin EA. Allscripts EPSi. Mayo Clinic, Rochester, Minn. July 19, 2017.
  9. Spinner RJ (expert opinion). Mayo Clinic, Rochester, Minn. Aug. 13, 2017.