Diagnóstico

Tu médico te pedirá una descripción detallada de las convulsiones y te realizará una exploración física. Estas son algunas de las pruebas:

  • Electroencefalografía (EEG). Este procedimiento indoloro mide las ondas de actividad eléctrica en el cerebro. Las ondas cerebrales se transmiten a una máquina de EEG a través de pequeños electrodos adheridos al cuero cabelludo con una pasta o un gorro elástico.

    La respiración rápida (hiperventilación) durante una electroencefalografía puede desencadenar una crisis de ausencia. Durante una convulsión, el patrón en la EEG es diferente al patrón normal.

  • Exploraciones del cerebro. Durante una crisis de ausencia, los estudios por imágenes del cerebro, como una resonancia magnética, serán normales. Sin embargo, mediante pruebas, como una resonancia magnética, se pueden producir imágenes detalladas del cerebro, lo que puede ayudar a descartar otros problemas; por ejemplo, un accidente cerebrovascular o un tumor cerebral. Como tu hijo tendrá que quedarse quieto durante largos períodos, pregúntale al médico sobre el posible uso de sedación.

Tratamiento

Tu médico probablemente comience con la menor dosis posible de medicamentos anticonvulsivos, e incremente la dosis a medida que sea necesario para controlar las convulsiones. Los niños pueden reducir gradualmente los medicamentos anticonvulsivos con supervisión del médico cuando no hayan tenido convulsiones durante dos años.

Los medicamentos recetados para las crisis de ausencia son los siguientes:

  • Etosuximida (Zarontin). Este es el medicamento con el que comienzan la mayoría de los médicos para las crisis de ausencia. En la mayoría de los casos, las convulsiones responden bien a este medicamento. Los posibles efectos secundarios comprenden náuseas, vómitos, somnolencia, trastornos del sueño e hiperactividad.
  • Ácido valproico (Depakene). Las niñas que continúan necesitando medicación en la adultez deben consultar los posibles riesgos del ácido valproico con los médicos. El ácido valproico se ha asociado con un mayor riesgo de padecer defectos congénitos en bebés, por lo que los médicos no les recomiendan a las mujeres que usen este medicamento durante el embarazo o cuando están tratando de concebir.

    Los médicos pueden recomendar el uso de ácido valproico en niños que tienen crisis de ausencia o convulsiones de la epilepsia mayor (crisis tonicoclónica).

  • Lamotrigina (Lamictal). Algunos estudios demuestran que este medicamento es menos eficaz que la etosuximida o que el ácido valproico, pero tiene menos efectos secundarios. Los efectos secundarios pueden comprender erupción cutánea y náuseas.

Estilo de vida y remedios caseros

Terapia nutricional

Seguir una dieta con alto contenido de grasa y bajo contenido de hidratos de carbono, que se conoce como «dieta cetogénica», puede mejorar el control de las convulsiones. Esto se utiliza solo si las convulsiones no se pueden controlar con los medicamentos tradicionales.

Esta dieta no es fácil de mantener, pero logra reducir las convulsiones en algunas personas. Las variaciones en una dieta rica en grasas y baja en hidratos de carbono, como las dietas de índice glucémico y las dietas de Atkins modificadas, aunque son menos eficaces, no son tan restrictivas como la dieta cetogénica y también pueden ofrecer beneficios.

Opciones adicionales

A continuación, te damos otras medidas que podrías tomar para ayudar a controlar las convulsiones:

  • Toma los medicamentos correctamente. No modifiques la dosis antes de hablar con el médico. Si sientes que tus medicamentos deberían cambiarse, háblalo con el médico.
  • Duerme lo suficiente. La falta de sueño puede desencadenar convulsiones. Asegúrate de descansar adecuadamente todas las noches.
  • Utiliza un brazalete de alerta médica. Esto ayudará a que el personal de emergencias sepa cómo tratarte de la manera correcta si tienes otra convulsión.
  • Pregúntale al médico sobre las restricciones para manejar o realizar actividades recreativas. Las personas con un trastorno convulsivo deben permanecer sin sufrir convulsiones durante períodos de tiempo razonables (los intervalos varían según el estado) para poder conducir. No te bañes ni nades, a menos que alguien más se encuentre para ayudarte en caso de que lo necesites.

Estrategias de afrontamiento y apoyo

Si convives con un trastorno convulsivo, es posible que sientas ansiedad o estrés por lo que te depara el futuro. El estrés puede afectar tu salud mental, por lo que es importante que hables con el médico acerca de tus sentimientos y busques recursos para obtener ayuda.

En casa

Tus familiares pueden brindarte el apoyo que tanto necesitas. Diles lo que sepas sobre el trastorno convulsivo. Diles que pueden hacerte preguntas y sé abierto para conversar sobre sus preocupaciones. Ayúdalos a entender la enfermedad compartiendo con ellos los materiales educativos u otros recursos que el médico te haya dado.

En la escuela

Habla con los profesores y entrenadores de tu hijo acerca de su trastorno convulsivo y la manera en la que lo afecta en la escuela. Habla acerca de lo que tu hijo puede necesitar de ellos si tiene convulsiones en la escuela.

No estás solo.

Recuerda, no tienes que afrontarlo solo. Busca el apoyo de tu familia y de tus amigos. Pregúntale al médico acerca de grupos de apoyo locales o únete a una comunidad de apoyo en línea. No tengas miedo de pedir ayuda. Contar con un sistema de apoyo fuerte es importante para convivir con cualquier enfermedad.

Preparación para la consulta

Es probable que comiences por ver a tu médico de cabecera o a un médico clínico. Sin embargo, probablemente te deriven a un médico especializado en trastornos del sistema nervioso (neurólogo).

A continuación, te proporcionamos información para ayudarte a prepararte para la consulta.

Qué puedes hacer

  • Toma nota de cualquier síntoma que observes, incluso los que puedan parecer no tener relación con las convulsiones.
  • Haz una lista de todos los medicamentos, las vitaminas y los suplementos que tú o tu hijo toman.
  • Anota las preguntas que desees hacerle al médico.

Preparar una lista de preguntas te ayudará a aprovechar al máximo tu tiempo con el médico. En caso de crisis de ausencia, algunas preguntas básicas para hacerle a tu médico son:

  • ¿Cuál es la causa más probable de estos síntomas?
  • ¿Qué pruebas se necesitan? ¿Estas pruebas requieren alguna preparación especial?
  • ¿Esta enfermedad es temporal o de larga duración?
  • ¿Qué tratamientos hay disponibles, y cuál me recomiendas?
  • ¿Cuáles son los efectos secundarios del tratamiento?
  • ¿Existe alguna alternativa genérica al medicamento que me recetas?
  • ¿Mi hijo también podría tener convulsiones de epilepsia mayor?
  • ¿Las restricciones de actividad son necesarias? ¿Está bien realizar actividades físicas, como jugar al fútbol o al fútbol americano y hacer natación?
  • ¿Tiene algún folleto u otro material impreso que pueda llevar? ¿Qué sitios web me recomiendas?

No dudes en hacer otras preguntas que tengas.

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga una serie de preguntas, tales como las siguientes:

  • ¿Cuándo comenzaron los síntomas?
  • ¿Con qué frecuencia se produjeron los síntomas?
  • ¿Puedes describir una convulsión típica?
  • ¿Cuánto duran las convulsiones?
  • ¿Eres consciente de lo que sucedió después de la convulsión?
June 18, 2019
  1. Absence seizures (Crisis de ausencia). The Epilepsy Foundation (Fundación para la Epilepsia). http://www.epilepsy.com/learn/types-seizures/absence-seizures. Último acceso: 25 de julio de 2017.
  2. Korff CM. Childhood absence epilepsy (Epilepsia con ausencia infantil). https://www.uptodate.com/contents/search. Último acceso: 13 de julio de 2017.
  3. Kasper DL, et al., eds. Seizures and epilepsy (Convulsiones y epilepsia). En: Harrison’s Principles of Internal Medicine (Principios de Medicina Interna de Harrison). 19.ª ed. Nueva York, N.Y.: McGraw-Hill Education; 2015. http://accessmedicine.mhmedical.com. Último acceso: 17 de julio de 2017.
  4. Verrotti A, et al. Neuropsychological impairment in childhood absence epilepsy: Review of the literature Review of the literature (El deterioro neuropsicológico en la epilepsia con ausencia infantil: revisión de la bibliografía). Journal of the Neurological Sciences (Revista de Ciencias Neurológicas). 2015;359:59.
  5. The epilepsies and seizures: Hope through research (Demencia: esperanzas mediante la investigación). Instituto Nacional de Trastornos Neurológicos y Accidentes Cerebrovasculares (National Institute of Neurological Disorders and Stroke). https://catalog.ninds.nih.gov/ninds/product/Epilepsies-and-Seizures-Hope-Through-Research/15-156. Último acceso: 14 de julio de 2017.
  6. Brigo F, et al. Ethosuximide, sodium valproate or lamotrigine for absence seizures in children and adolescents (Etosuximida, valproato de sodio y lamotrigina para la crisis de ausencia en niños y adolescentes). Cochrane Database of Systematic Reviews (Base de Datos Cochrane de Revisiones Sistemáticas). http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1002/14651858.CD003032.pub3/full. Último acceso: 14 de julio de 2017.
  7. Schachter SC. Antiseizure drugs: Mechanism of action, pharmacology, and adverse effects (Medicamentos anticonvulsivos: mecanismo de acción, farmacología y efectos adversos). https://www.uptodate.com/contents/search. Último acceso: 13 de julio de 2017.
  8. Crepeau AZ, et al. Management of adult onset seizures (Tratamiento de las convulsiones que comienzan en la adultez). Mayo Clinic Proceedings (Procedimientos de Mayo Clinic). 2017;92:306.
  9. Kotagal S (opinión de un experto). Mayo Clinic, Rochester, Minn. 14 de agosto de 2017.