Descripción general

El pinzamiento de un nervio ocurre cuando se ejerce demasiada presión en un nervio por parte del tejido circundante, como huesos, cartílago, músculos o tendones. Esta presión altera la función del nervio y provoca dolor, hormigueo, entumecimiento o debilidad.

El pinzamiento de un nervio puede ocurrir en diversas partes del cuerpo. Una hernia de disco en la parte baja de la columna vertebral, por ejemplo, puede ejercer presión en la raíz de un nervio y provocar dolor que se irradia hacia abajo hasta la parte posterior de la pierna. Del mismo modo, el pinzamiento de un nervio en la muñeca puede provocar dolor y entumecimiento en la mano y los dedos (síndrome del túnel carpiano).

Con descanso y otros tratamientos conservadores, la mayoría de las personas se recuperan de un pinzamiento de nervio en unos pocos días o semanas. Algunas veces se necesita una cirugía para aliviar el dolor de un pinzamiento de nervio.

Síntomas

Algunos de los signos y síntomas del pinzamiento de un nervio son los siguientes:

  • Entumecimiento o disminución de la sensibilidad en la zona del nervio
  • Dolor intenso o ardor que puede extenderse hacia afuera
  • Sensación de hormigueo, cosquilleo o pinchazos (parestesia)
  • Debilidad muscular en la zona afectada
  • Sensación frecuente de que un pie o una mano se «durmió»

Los problemas relacionados con el pinzamiento de un nervio pueden empeorar cuando duermes.

Cuándo consultar al médico

Consulta con el médico si los signos y síntomas del pinzamiento de un nervio duran varios días y no responden a las medidas de cuidado personal, como descansar y tomar analgésicos de venta libre.

Causas

El pinzamiento de un nervio ocurre cuando los nervios circundantes ejercen demasiada presión (compresión) sobre un nervio.

En algunos casos, el tejido puede ser hueso o cartílago, como en el caso de una hernia de disco intervertebral que comprime una raíz nerviosa. En otros casos, los músculos o los tendones pueden provocar esta afección.

En cuanto al síndrome del túnel carpiano, distintos tejidos pueden ser los responsables de la compresión del nervio mediano del túnel carpiano, entre ellos, vainas tendinosas hinchadas dentro del túnel, un hueso agrandado que estrecha el túnel o un ligamento engrosado o degenerado.

Algunas de las posibles causas de que el tejido comprima uno o más nervios son:

  • Una lesión
  • Artritis reumatoide o en la muñeca
  • Esfuerzo por tareas repetitivas
  • Pasatiempos o deportes
  • Obesidad

Cuando un nervio se pinza solo durante un período de tiempo breve, no suele haber lesiones permanentes. Una vez que se libera la presión, la actividad del nervio vuelve a ser normal. No obstante, si la presión continúa, puede aparecer un dolor crónico y se puede lesionar al nervio de manera permanente.

Factores de riesgo

Estos factores pueden aumentar el riesgo de padecer un pinzamiento del nervio:

  • Sexo. Las mujeres tienen más probabilidades de padecer el síndrome del túnel carpiano, posiblemente por tener túneles carpianos más pequeños.
  • Osteofitos. Un traumatismo o una afección que causa el engrosamiento de los huesos, como la artrosis, puede producir osteofitos. Los osteofitos pueden endurecer la columna vertebral así como reducir el espacio por donde se desplazan los nervios, y causar el pinzamiento de estos.
  • Artritis reumatoide. La inflamación causada por la artritis reumatoide puede comprimir los nervios, especialmente en las articulaciones.
  • Enfermedad tiroidea. Las personas que padecen la enfermedad tiroidea corren un mayor riesgo de presentar el síndrome del túnel carpiano.

Otros factores de riesgo comprenden los siguientes:

  • Diabetes. Las personas con diabetes tienen un mayor riesgo de sufrir la compresión de los nervios.
  • Uso excesivo. Los trabajos o pasatiempos que requieren movimientos repetitivos de las manos, las muñecas o los hombros, como el trabajo en cadena de montaje, aumenta la posibilidad de que se pince un nervio.
  • Obesidad. El exceso de peso puede agregar presión a los nervios.
  • Embarazo. El aumento de agua y de peso asociado con el embarazo puede provocar hinchazón en las vías nerviosas y comprimir los nervios.
  • Reposo en cama prolongado. Estar acostado por períodos prolongados puede aumentar el riesgo de tener una compresión nerviosa.

Prevención

Las siguientes medidas pueden ayudarte a evitar el pinzamiento de un nervio:

  • Mantén una buena postura, no cruces las piernas ni te acuestes en la misma posición durante mucho tiempo.
  • Incorpora ejercicios de fuerza y flexibilidad a tu rutina de actividad física.
  • Limita las actividades repetitivas y toma descansos frecuentes cuando las hagas.
  • Mantén un peso saludable.