Diagnóstico

La presbicia se diagnostica mediante un examen ocular básico, que incluye una evaluación de la refracción y un examen de salud ocular.

La evaluación de la refracción determina si tienes miopía o hipermetropía, astigmatismo o presbicia. Es posible que el médico use varios instrumentos y te pida que mires a través de varios lentes para evaluar tu visión de cerca y de lejos.

En el examen de salud ocular, probablemente el oculista te ponga gotas en los ojos para dilatar las pupilas. Esto puede causar más sensibilidad a la luz durante unas pocas horas después del examen. La dilatación le permite al médico ver con más facilidad el interior de los ojos.

La Academia Americana de Oftalmología recomienda a los adultos hacerse un examen cada:

  • Cinco a 10 años para los menores de 40
  • Dos a cuatro años entre los 40 y los 54 años de edad
  • Uno a tres años entre los 55 y los 64 años de edad
  • Uno a dos años después de los 65 años

Es posible que necesites exámenes más frecuentes si tienes factores de riesgo para enfermedades oculares o necesitas anteojos o lentes de contacto.

Tratamiento

El objetivo del tratamiento es compensar la incapacidad de los ojos para enfocar objetos cercanos. Las opciones de tratamiento de la presbicia consisten en usar anteojos correctivos (lentes) o lentes de contacto, someterse a cirugía refractiva o usar implantes de cristalino.

Anteojos

Los anteojos son una manera sencilla y segura de corregir los problemas de visión que causa la presbicia. Es posible que puedas usar anteojos de lectura de venta libre (sin receta) si tenías una buena visión sin corregir antes de padecer presbicia. Pregúntale al oftalmólogo si los anteojos de venta libre son adecuados para ti.

El aumento de la mayoría de los anteojos de lectura sin receta varía de +1,00 dioptrías (D) a +3.00 D. Cuando selecciones anteojos de lectura:

  • Prueba diversos aumentos comenzando con los más bajos hasta que encuentres el que te permita leer con comodidad
  • Prueba cada par con material de lectura que se encuentre a una distancia cómoda

Necesitarás lentes recetadas para la presbicia si los anteojos de venta libre no son adecuados para ti o si ya necesitas lentes correctoras recetadas para la miopía, la hipermetropía o el astigmatismo. Las opciones que tienes son las siguientes:

  • Anteojos de lectura recetados. Si no tienes otros problemas de visión, puedes usar anteojos con lentes recetadas solo para leer. Necesitarás sacártelos cuando no estés leyendo.
  • Bifocales. Estas lentes tienen una línea horizontal visible que separa la graduación recetada para ver de lejos (arriba) con la graduación recetada para leer (abajo).
  • Anteojos trifocales. Estos anteojos tienen correcciones para la visión de cerca, la visión intermedia —como las pantallas de las computadoras— y la visión de lejos. Los anteojos trifocales vienen con dos líneas horizontales visibles en las lentes.
  • Lentes multifocales progresivas. Este tipo de lente no tiene línea horizontal visible, pero tiene aumentos múltiples para corregir la visión de lejos, intermedia y de cerca. Las diferentes áreas de las lentes tienen distintos puntos de enfoque.
  • Lentes progresivas para la oficina. Estas lentes tienen correcciones para la distancia de cerca y la distancia al usar la computadora. Por lo general, se emplean para usar la computadora o para leer y se sacan para manejar o caminar.

Lentes de contacto

Las personas que no desean usar anteojos suelen probar las lentes de contacto para mejorar los problemas de visión que causa la presbicia. Si tienes ciertos trastornos relacionados con los párpados, los conductos lagrimales o las superficies oculares, como el ojo seco, es posible que esta opción no sea adecuada para ti.

Hay varios tipos de lentes:

  • Lentes de contacto bifocales. Las lentes de contacto bifocales proporcionan corrección de lejos y de cerca en cada lente. En un tipo de lente bifocal, la parte inferior de lectura de la lente contiene un lastre para mantener la lente colocada correctamente en el ojo. Los nuevos tipos de lentes de contacto bifocales ofrecen un tipo de corrección en los bordes (periferia) de cada lente y otro tipo de corrección de cerca en el centro de las lentes.
  • Lentes de contacto monovisión. Con las lentes de contacto monovisión, usas una lente de contacto para la visión de lejos en un ojo (por lo general, el ojo dominante) y una lente de contacto para la visión de cerca en el otro ojo.
  • Monovisión modificados. Con esta opción, usas una lente de contacto bifocal o multifocal en un ojo y una lente de contacto para la visión de lejos en el otro (en general, el ojo dominante). Para la visión de lejos usas ambos ojos y para leer usas un solo ojo.

Cirugía refractiva

La cirugía refractiva cambia la forma de la córnea. Este tratamiento puede usarse para la presbicia con el fin mejorar la visión de cerca en el ojo no dominante. Es como usar lentes de contacto monovisión. Incluso después de la cirugía, es posible que tengas que usar anteojos para la visión de cerca.

Habla con el médico acerca de los posibles efectos secundarios, ya que este procedimiento no es reversible. Antes de decidirte por la cirugía, tal vez, quieras probar las lentes de contacto monovisión durante un tiempo.

Los procedimientos quirúrgicos refractivos son:

  • Queratoplastia conductiva. En este procedimiento se usa energía de radiofrecuencia para aplicar calor a pequeños puntos alrededor de la córnea. El calor produce una ligera contracción del borde de la córnea, lo que aumenta su curvatura (empinamiento) y su capacidad de enfoque. Los resultados de la queratoplastia conductiva varían y es posible que no sean duraderos.
  • Queratomileusis in situ asistida con láser (LASIK). Con este procedimiento, el cirujano de ojos crea un colgajo articulado delgado en una capa más profunda de la córnea. Después usa un láser para extraer las capas internas de la córnea con el fin de empinar su forma abovedada.

    La recuperación de la cirugía LASIK suele ser más rápida y menos dolorosa, en comparación con otras cirugías de la córnea.

  • Queratectomía subepitelial asistida por láser (LASEK). El cirujano crea un colgajo extremadamente delgado solo en el revestimiento protector exterior de la córnea (epitelio). Luego, usa un láser para reconstituir las capas externas de la córnea, lo que empina su curvatura, y después reemplaza el epitelio.
  • Queratectomía fotorrefractiva (PRK). Este procedimiento es similar a la cirugía LASEK, excepto que el cirujano extrae el epitelio en su totalidad y luego utiliza el láser para reconstituir la córnea. El epitelio no se reemplaza, pero volverá a crecer de manera natural y se adaptará a la nueva forma de la córnea.

Implantes de lentes

Algunos oftalmólogos usan un procedimiento en el que extraen el cristalino de cada ojo y lo reemplazan por una lente sintética. Esto se denomina «lente intraocular».

Hay muchos tipos de implantes de lentes disponibles para corregir la presbicia. Algunos permiten que el ojo pueda ver tanto de cerca como de lejos. Otros cambian de posición o de forma dentro del ojo (lente acomodativa). Sin embargo, los implantes de lentes pueden causar una disminución en la calidad de la visión de cerca, por lo que es posible que sigas necesitando lentes de lectura.

Los posibles efectos secundarios comprenden el reflejo y la visión borrosa. Además, esta cirugía conlleva los mismos riesgos que los asociados a la cirugía de cataratas, como inflamación, infección, sangrado y glaucoma.

Incrustaciones corneales

Algunas personas tuvieron éxito con un tratamiento de la presbicia que consiste en insertar un pequeño anillo plástico con una abertura en el centro en la córnea de un ojo. La abertura actúa como una cámara estenopeica y permite enfocar la luz, de modo que puedes ver objetos cercanos.

Si no te satisfacen los resultados del procedimiento de incrustación corneal, el cirujano puede retirar los anillos para que puedas considerar otras opciones de tratamiento.

Estilo de vida y remedios caseros

No puedes prevenir la presbicia. Puedes ayudar a protegerte los ojos y la vista con estos consejos:

  • Realízate exámenes oculares. Hazlo periódicamente, incluso si ves bien.
  • Controla las enfermedades crónicas. Ciertas enfermedades, como la diabetes y la presión arterial alta, pueden afectarte la vista si no recibes el tratamiento adecuado.
  • Protege los ojos del sol. Usa anteojos o gafas de sol que bloqueen la radiación ultravioleta (UV). Esto es especialmente importante si pasas muchas horas al sol o si tomas un medicamento recetado que aumenta la sensibilidad a la radiación UV.
  • Previene las lesiones oculares. Utiliza anteojos de protección cuando realices determinadas actividades, como practicar deportes, cortar el césped o pintar o utilizar otros productos con vapores tóxicos. Los anteojos de lectura sin receta por lo general no brindan protección.
  • Consume alimentos saludables. Intenta comer mucha fruta, verduras de hoja y otros vegetales. Por lo general, estos alimentos contienen niveles altos de antioxidantes así como vitamina A y betacaroteno. También son vitales para mantener sana la vista.
  • Usa los anteojos adecuados. Los anteojos adecuados optimizan tu visión. Realizarte exámenes periódicos garantizará que la graduación de tus anteojos sea adecuada.
  • Usa buena iluminación. Aumenta o agrega luz para tener una mejor visión.
  • Consulta con tu médico de inmediato si experimentas cualquiera de estos síntomas: pérdida repentina de la visión en un ojo con o sin dolor, visión nublada o borrosa repentina, visión doble, o si ves destellos de luz, puntos negros o halos alrededor de las luces. Cualquiera de estos síntomas puede indicar un trastorno médico u ocular grave.

Preparación para la consulta

Si tienes dificultades con la visión, comienza por consultar con un especialista en ojos (optometrista u oftalmólogo). Para aprovechar al máximo el tiempo con el médico, es una buena idea ir preparado a la consulta. La siguiente información te ayudará a prepararte.

Qué puedes hacer

  • Anota cualquier síntoma que tengas, incluso los que parezcan no tener relación con el motivo por el cual programaste la consulta.
  • Haz una lista de todos los medicamentos, las vitaminas y los suplementos que estés tomando.
  • Considera llevar contigo a un familiar o amigo que conduzca. Es posible que no quieras conducir de regreso si tus pupilas han sido dilatadas para el examen. La persona que te acompañe puede ayudarte a recordar información que te brindaron durante la consulta.
  • Anota las preguntas que desees hacerle al médico.

Preparar una lista de preguntas puede ayudarte a aprovechar al máximo el tiempo con el médico. Ordena las preguntas de la más importante a la menos importante. Para la presbicia, algunas preguntas básicas para hacerle al médico son las siguientes:

  • ¿Cuál es la causa más probable de mis síntomas?
  • ¿Existe alguna otra causa posible?
  • ¿Los medicamentos que estoy tomando están provocando los síntomas?
  • ¿Necesito hacerme otras pruebas además del examen ocular completo?
  • ¿Con qué frecuencia voy a tener que hacerme exámenes oculares?
  • ¿Qué tratamientos hay disponibles?
  • ¿Cuáles son los efectos secundarios o los posibles problemas relacionados con cada tratamiento?
  • ¿Qué tratamiento me recomiendas?
  • ¿Cuáles son las alternativas al enfoque principal que sugieres?
  • Si tengo otra enfermedad ocular, ¿cómo puedo controlar estas dos enfermedades juntas?
  • ¿Los lentes para leer de la farmacia son seguros?
  • ¿Tienes algún folleto u otro material impreso que pueda llevarme? ¿Qué sitios web me recomiendas?

Además de las preguntas que hayas preparado, no dudes en hacer preguntas adicionales que te puedan surgir durante la consulta.

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga una serie de preguntas, por ejemplo, sobre tu salud general, historia clínica, antecedentes de salud ocular, historia clínica de tu familia y antecedentes de otros problemas oculares. El médico puede preguntarte lo siguiente:

  • ¿Cuándo comenzaste a tener los síntomas?
  • ¿Los síntomas han sido continuos u ocasionales?
  • ¿Cuán intensos son los síntomas?
  • ¿Existe algo que, al parecer, esté mejorando los síntomas?
  • ¿Existe algo que, al parecer, esté empeorando los síntomas?
  • ¿Lees mucho o realizas otros trabajos minuciosos?

Qué puedes hacer mientras tanto

Asegúrate de tener la luz adecuada. Si actualmente no usas anteojos recetados, prueba un par de anteojos de lectura de venta libre (que se venden sin receta).

Feb. 24, 2018
  1. Mian SI. Visual impairment in adults: Refractive disorders and presbyopia. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Aug 30, 2017.
  2. AskMayoExpert. Contact lenses. Rochester, Minn.: Mayo Foundation for Medical Education and Research; 2017.
  3. Presbyopia treatment. American Academy of Opthalmology. https://www.aao.org/eye-health/diseases/presbyopia-treatment. Accessed Aug 30, 2017.
  4. What is LASIK? U.S. Food and Drug Administration. http://www.fda.gov/MedicalDevices/ProductsandMedicalProcedures/SurgeryandLifeSupport/LASIK/ucm061358.htm. Accessed Aug 30, 2017.
  5. Comprehensive Adult Medical Eye Evaluation - 2015. American Academy of Ophthalmology. https://www.aao.org/preferred-practice-pattern/comprehensive-adult-medical-eye-evaluation-2015#HIGHLIGHTEDRECOMMENDATIONSFORCARE. Accessed Aug 30, 2017.
  6. Adult vision: 41 to 60 years of age. American Optometric Association. https://www.aoa.org/patients-and-public/good-vision-throughout-life/adult-vision-19-to-40-years-of-age/adult-vision-41-to-60-years-of-age. Accessed Aug 30, 2017.
  7. Bowling B, et al. Corneal and refractive surgery. In: Kanski's Clinical Ophthalmology: A Systematic Approach. 8th ed. Edinburgh, U.K.: Elsevier, Ltd.; 2016. https://www.clinicalkey.com. Accessed Aug 30, 2017.
  8. Eye health tips. National Eye Institute. https://nei.nih.gov/healthyeyes/eyehealthtips. Accessed Aug 30, 2017.
  9. Gil-Cazorla R, et al. A review of the surgical options for the correction of presbyopia. British Journal of Ophthalmology. 2016;100:62.
  10. Bower KS. Laser refractive surgery. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Aug 30, 2017.
  11. Softing Hataye, AL (expert opinion). Mayo Clinic, Rochester, Minn. Sept. 18, 2017.