Descripción general

El prolapso de la pared vaginal posterior ocurre cuando se debilita la pared delgada de tejido que separa el recto de la vagina, lo que provoca que la pared vaginal sobresalga. El prolapso vaginal posterior también se denomina «rectocele».

El parto y otros procesos que ejercen presión sobre los tejidos pélvicos pueden provocar prolapso vaginal posterior. Es posible que un prolapso leve no cause signos ni síntomas.

Si el prolapso vaginal posterior es grande, puede crear una protuberancia notable de tejido a través de la abertura vaginal. Esta protuberancia puede ser incómoda, pero, rara vez, es dolorosa.

Si es necesario, hay medidas de cuidado personal y otras opciones no quirúrgicas que suelen ser efectivas. Es posible que el prolapso vaginal posterior grave requiera una cirugía para repararlo.

Atención del prolapso vaginal posterior (rectocele) en Mayo Clinic

Síntomas

El prolapso vaginal posterior (rectocele) leve puede no causar signos ni síntomas.

De lo contrario, es posible que notes:

  • Una protuberancia de tejido blando en la vagina que puede sobresalir de la abertura vaginal
  • Dificultad para evacuar los intestinos
  • Sensación de presión rectal o de tener el recto lleno
  • Sensación de que el recto no se vació por completo después de evacuar los intestinos
  • Preocupaciones sexuales, como sentir vergüenza o una sensación de aflojamiento del tono del tejido vaginal

Muchas mujeres que tienen prolapso vaginal posterior también presentan prolapso de otros órganos pélvicos, como la vejiga, el útero o —en mujeres que se sometieron a una cirugía para extraer el útero (histerectomía)— la parte superior de la vagina.

Cuándo consultar al médico

El prolapso vaginal posterior es frecuente, incluso en mujeres que no han tenido hijos. De hecho, es posible que ni siquiera sepas que tienes prolapso vaginal posterior.

Sin embargo, en los casos moderados o graves, el prolapso vaginal posterior puede ser molesto o incómodo. Consulta con el médico en los siguientes casos:

  • Tienes una protuberancia de tejido molesta que sobresale por la abertura vaginal
  • El tratamiento contra el estreñimiento no logra producir heces blandas y fáciles de evacuar de tres veces por día a tres veces por semana

Causas

El prolapso vaginal posterior se produce por la presión en el suelo pélvico. Las causas del aumento de presión en el suelo pélvico son:

  • Estreñimiento crónico o presión al evacuar los intestinos
  • Bronquitis o tos crónica
  • Levantar objetos pesados en repetidas ocasiones
  • Sobrepeso u obesidad

Embarazo y parto

Los músculos, los ligamentos y el tejido conjuntivo que sirven de apoyo de la vagina se estiran y se debilitan durante el embarazo, el trabajo de parto y el parto. Cuantos más embarazos tengas, la probabilidad de padecer prolapso vaginal posterior es mayor.

Las mujeres que solo tuvieron partos por cesárea son menos propensas a padecer prolapso vaginal posterior, pero aún tienen posibilidades de presentar esta afección.

Factores de riesgo

Los factores que pueden aumentar el riesgo de tener prolapso vaginal posterior comprenden:

  • Genética. Algunas mujeres nacen con tejidos conjuntivos más débiles en la zona pélvica, lo que las hace naturalmente más propensas a tener prolapso vaginal posterior.
  • Parto. Si diste a luz por vía vaginal a varios niños, corres un mayor riesgo de tener prolapso vaginal posterior. Si tuviste algún desgarro en el tejido que se encuentra entre la abertura vaginal y el ano (desgarro perineal) o te realizaron incisiones para agrandar la abertura de la vagina (episiotomías) durante el parto, también puedes correr un riesgo mayor.
  • Envejecimiento. A medida que envejeces, pierdes masa muscular, elasticidad y función nerviosa de forma natural, lo que hace que los músculos se estiren o se debiliten.
  • Obesidad. El exceso de peso corporal ejerce presión sobre los tejidos del suelo pélvico.

Prevención

Para reducir el riesgo de empeoramiento del prolapso vaginal posterior, prueba lo siguiente:

  • Realizar ejercicios de Kegel regularmente. Estos ejercicios pueden fortalecer los músculos del suelo pélvico, algo especialmente importante después de tener un bebé.
  • Tratar y prevenir el estreñimiento. Bebe mucho líquido y come alimentos ricos en fibra, como frutas, vegetales, frijoles y cereales integrales.
  • Levantar objetos correctamente y evitar levantar cosas pesadas. Al levantar objetos, usa las piernas en lugar de la cintura o la espalda.
  • Controlar la tos. Busca tratamiento para la tos crónica o la bronquitis, y no fumes.
  • Evitar el aumento de peso. Habla con el médico para determinar tu peso ideal y recibir asesoramiento sobre estrategias para bajar de peso si las necesitas.

Prolapso vaginal posterior (rectocele) - atención en Mayo Clinic

Sept. 21, 2018
  1. Feldman M, et al. Constipation (Estreñimiento). En: Sleisenger and Fordtran’s Gastrointestinal and Liver Disease: Pathophysiology, Diagnosis, Management (Enfermedades gastrointestinales y hepáticas de Sleisenger y Fordtran: fisiopatología, diagnóstico y tratamiento). 10.ª ed. Filadelfia, Pa.: Saunders Elsevier; 2016. http://www.clinicalkey.com. Último acceso: 12 de abril de 2017.
  2. Rogers RG, et al. Pelvic organ prolapse in women: Epidemiology, risk factors, clinical manifestations, and management (Prolapso de los órganos pélvicos en la mujer: epidemiología, factores de riesgo, manifestaciones clínicas y tratamiento). https://www.uptodate.com/home. Último acceso: 12 de abril de 2017.
  3. Lobo RA, et al. Anatomic defects of the abdominal wall and pelvic floor: Abdominal hernias, inguinal hernias, and pelvic organ prolapse: Diagnosis and management (Defectos anatómicos de la pared abdominal y del suelo pélvico: hernias abdominales, hernias inguinales y prolapso de los órganos del suelo pélvico: diagnóstico y tratamiento). En: Comprehensive Gynecology (Ginecología integral). 7.ª ed. Filadelfia, Pa.: Elsevier; 2017. https://www.clinicalkey.com. Último acceso: 12 de abril de 2017.
  4. AskMayoExpert. Pelvic organ prolapse (adult) (Prolapso de los órganos pélvicos [adultos]). Rochester, Minn.: Fundación Mayo para la Educación e Investigación Médica; 2016.
  5. Townsend CM Jr, et al. Colon and rectum (Colon y recto). En: Sabiston Textbook of Surgery: The Biological Basis of Modern Surgical Practice (Manual de cirugía de Sabiston: fundamentos biológicos de la práctica quirúrgica moderna). 20.ª ed. Filadelfia, Pa.: Elsevier; 2017. https://www.clinicalkey.com. Último acceso: 12 de abril de 2017.
  6. Hale DS, et al. Consistently inconsistent, the posterior vaginal wall (Inconsistencia consistente, la pared vaginal posterior). American Journal of Obstetrics and Gynecology (Revista Estadounidense de Obstetricia y Ginecología). 2016;214:314.
  7. Park AJ, et al. Surgical management of posterior vaginal defects (Tratamiento quirúrgico de los defectos vaginales posteriores). https://www.uptodate.com/home. Último acceso: 12 de abril de 2017.
  8. Lobo RA, et al. Lower urinary tract function and disorders: Physiology and micturition, voiding dysfunction, urinary incontinence, urinary tract infections, and painful bladder syndrome (Función y trastornos de las vías urinarias inferiores: fisiología y micción, disfunción miccional, incontinencia urinaria, infecciones de las vías urinarias y síndrome de vejiga dolorosa). En: Comprehensive Gynecology (Ginecología integral). 7.ª ed. Filadelfia, Pa.: Elsevier; 2017. https://www.clinicalkey.com. Último acceso: 13 de abril de 2017.
  9. Warner K. Allscripts EPSi. Mayo Clinic, Rochester, Minn. 5 de abril de 2017.