¿Puede la comida rápida ser parte de un plan de alimentación saludable? Claro, si eliges tu comida rápida con sabiduría y solo ocasionalmente. Como plato principal, elige una ensalada con verduras, pollo o camarones asados. Elige un aderezo que te guste, pero ten cuidado con la cantidad. Usa la mitad del paquete para controlar la cantidad de calorías provenientes de las grasas y azúcares agregados. Ten cuidado con las ensaladas altas en calorías, como las que tienen mariscos fritos o las que están cubiertas con pollo rebozado u otros ingredientes fritos. También evita los extras en la ensalada, como el queso y los croutons, que aumentan rápidamente la cantidad de calorías.

Dec. 14, 2019