Nutrición y dolor

Una dieta bien equilibrada puede ser tu aliada en la lucha contra el dolor y la inflamación.

Escrito por el personal de Mayo Clinic

Una buena nutrición es una parte importante de tu salud general. Una dieta saludable debe incluir una variedad de alimentos, incluidas frutas, verduras, granos enteros, productos lácteos bajos en grasa, proteínas magras y grasas saludables. Esto le da al cuerpo los nutrientes y la energía que necesita para funcionar correctamente. Una dieta equilibrada también es vital para fortalecer el sistema inmunitario del cuerpo y su poder curativo. Por ese motivo, la nutrición puede ser tu aliado en la lucha contra el dolor y la inflamación.

¿La dieta te está ayudando... o perjudicando?

Las investigaciones sugieren que existe una relación entre la dieta y la inflamación, que es la respuesta del cuerpo a una lesión o infección. La inflamación causa calor, enrojecimiento, hinchazón y dolor en la parte afectada del cuerpo. Aunque esta respuesta normal del sistema inmunológico es importante para la curación, a veces la inflamación puede volverse crónica y más extendida por todo el cuerpo. La inflamación a largo plazo está relacionada con varias enfermedades y afecciones, como la artritis reumatoide y la cardiopatía.

Aunque la razón exacta no está clara, se cree que ciertos alimentos ofrecen protección contra la inflamación, mientras que otros alimentos podrían en realidad fomentar la inflamación.

Alimentos proinflamatorios

Los alimentos proinflamatorios son alimentos que pueden contribuir a la inflamación. La mayoría de los alimentos procesados son proinflamatorios, ya que tienden a ser altos en grasas no saludables (incluyendo grasas saturadas y trans), azúcares añadidos, conservantes y carbohidratos refinados. Los alimentos fritos, los pasteles, los cereales procesados, el arroz blanco, las patatas blancas, el azúcar, los panes y la carne roja también son alimentos proinflamatorios.

Alimentos antiinflamatorios

Los nutrientes en algunos alimentos tienen propiedades antiinflamatorias o analgésicas que pueden ayudar a aliviar el dolor. Los alimentos antiinflamatorios pueden incluir:

  • Pescado y otros alimentos que contienen grasas omega-3. Las grasas omega-3 juegan un papel importante en la alteración del proceso inflamatorio y en la regulación del dolor. El salmón, el atún, la trucha, la caballa y el arenque son ricos en estas grasas. Los alimentos a base de soja, las nueces, las pacanas y la linaza molida también son buenas fuentes de grasas omega-3.
  • Alimentos ricos en antioxidantes. Las frutas y verduras coloridas, como las verduras de hojas verdes, los aguacates, las remolachas y las bayas, son ricas en antioxidantes. Los antioxidantes pueden prevenir, retrasar o reparar algunos tipos de daño celular y tisular. Los antioxidantes incluyen ciertas vitaminas, minerales y sustancias químicas vegetales, como la vitamina C, la vitamina E, el caroteno, el licopeno y los flavonoides. Una amplia variedad de otros alimentos también son ricos en antioxidantes, como lentejas y frijoles, nueces y semillas, granos enteros, té verde y ciertas especias, como el jengibre y la cúrcuma.
  • Ciertos suplementos dietéticos. Los suplementos dietéticos que han demostrado ayudar a proporcionar un equilibrio saludable de sustancias químicas inflamatorias en el cuerpo incluyen la uña de gato botánica, la uña de diablo, la raíz de jengibre, la cúrcuma y la boswellia (incienso). Otros suplementos dietéticos no herbales (tales como aceite de pescado omega-3 y antioxidantes) son útiles cuando no obtienes suficientes de estos nutrientes en tu dieta.

Siempre habla con el médico antes de comenzar cualquier régimen de suplementos, ya que algunos suplementos dietéticos pueden interactuar con medicamentos recetados.

Productos botánicos y nutrientes específicos

Aunque estés comiendo mucha comida, eso no siempre se traduce en una buena nutrición. Debido a los malos hábitos alimenticios y a la abundancia de alimentos que carecen de nutrientes esenciales, muchas personas no están recibiendo las vitaminas y los minerales adecuados para una nutrición óptima.

Estas deficiencias nutricionales pueden tener un impacto adverso en muchas áreas de tu salud y bienestar general, incluso en tus niveles de energía y estado de ánimo, funcionamiento mental, niveles de inflamación y respuesta inmunitaria. La buena nutrición puede incluso afectar la recuperación de tu cuerpo de una lesión o cirugía. De hecho, los estudios muestran que las personas que toman ciertos suplementos alimenticios antes y/o después de la cirugía experimentan varios beneficios, entre ellos, menos complicaciones de la infección, mejor cicatrización de la herida y una recuperación más rápida.

A continuación se presentan algunos suplementos alimenticios que pueden ayudar a controlar el dolor. Habla con tu médico acerca de cuáles podrían beneficiarte.

Curcumina

La curcumina es el ingrediente activo de la cúrcuma, que proviene de una planta de la familia del jengibre. Popular durante siglos en Asia por sus beneficios para la salud, la cúrcuma ha sido recientemente objeto de muchas investigaciones en Occidente. Los estudios preliminares sugieren que la curcumina (que es lo que le da a la cúrcuma su color naranja brillante) tiene una serie de beneficios que promueven la salud. Por ejemplo, ayuda a tu cuerpo a mantener una respuesta normal a los eventos inflamatorios, tales como reducir el dolor y la sensibilidad después de una actividad física extenuante o promover la curación después de una cirugía o lesión.

Bromelina

La bromelina es una mezcla de enzimas que se encuentran en el tallo y el fruto de la planta de la piña. Usada de manera tópica, la bromelina puede aliviar heridas y quemaduras. Como suplemento alimenticio, la bromelina puede ser eficaz para reducir los moretones o la inflamación después de una lesión o dolor muscular después del ejercicio. La investigación preliminar también sugiere que la bromelina puede mejorar los resultados postoperatorios: en un estudio se demostró que cuando los pacientes recibieron bromelina antes de la cirugía, tuvieron menos dolor e inflamación después del procedimiento.

Melatonina

La melatonina es una hormona que produce naturalmente la glándula pineal en el cerebro. En forma de suplemento, la melatonina se crea en un laboratorio. El propósito principal de la melatonina parece ser la regulación del sueño; y ha sido ampliamente estudiada para saber cómo podría ayudar a las personas con trastornos del sueño. También se ha determinado en estudios que la melatonina podría tener efectos analgésicos, y se ha estudiado para determinar si puede ayudar a aliviar el dolor después de la cirugía, y en afecciones como la fibromialgia, la endometriosis y la migraña.

Probióticos

Los probióticos son un tipo de bacterias "buenas" que proporcionan beneficios para la salud cuando se introducen en el cuerpo. Al igual que ya lo hacen las bacterias útiles que hay en tu cuerpo, los probióticos pueden ayudar a la digestión y ayudar a proporcionar un equilibrio de bacterias saludables en los intestinos, lo que ayuda a mantener una respuesta inflamatoria normal en el tubo digestivo. Los probióticos se encuentran comúnmente en el yogur y también están disponibles en suplementos alimenticios.

El médico puede recomendar un suplemento alimenticio probiótico para ayudar a tratar la diarrea ocasional y las afecciones intestinales no crónicas. Debido a que los probióticos aumentan la salud de tu microbioma (los billones de microorganismos que viven en tu cuerpo), tu médico puede recomendar un suplemento alimenticio probiótico para el cuidado quirúrgico. Las investigaciones sugieren que el uso de probióticos antes de la cirugía puede ayudarte a sanar y mejorar tu digestión después de la cirugía.

Proteínas y aminoácidos

Las proteínas, y los aminoácidos que las crean, son los componentes básicos de tu cuerpo. Son vitales para la renovación celular, el crecimiento y la reparación de los tejidos y otras funciones corporales. Desempeñan un papel importante en la reconstrucción de los tejidos después de una lesión.

Dos aminoácidos que pueden ser de particular interés son:

  • Arginina. La arginina es un aminoácido que estimula las células inmunitarias, promueve la cicatrización de heridas y actúa como precursor del óxido nítrico, que ayuda a la circulación. La arginina se produce naturalmente en su cuerpo; sin embargo, complementar sus niveles naturales puede ser útil en ciertos casos. Por ejemplo, los estudios indican que el uso de arginina antes de la cirugía puede implicar un tiempo de recuperación más breve.
  • Glutamina. Al igual que la arginina, la glutamina se produce en el cuerpo y es un combustible importante para la respuesta inmunológica del organismo. La glutamina promueve la cicatrización de heridas, respalda la función inmunitaria y proporciona energía para las células intestinales. La investigación sugiere que complementar con glutamina antes de la cirugía también puede implicar tiempos de recuperación postoperatoria más breves.

Ácidos grasos omega 3

Los ácidos grasos omega-3 son ácidos grasos poliinsaturados que proporcionan una serie de beneficios al cuerpo, que incluyen el apoyo al mantenimiento celular, la digestión y la fertilidad. Los omega-3 se encuentran en pescados grasos (salmón, atún y trucha), mariscos (cangrejo, mejillones y ostras), algunos aceites vegetales, aceite de linaza y también en suplementos alimenticios.

Los ácidos grasos omega-3 también ayudan al cuerpo a responder de manera normal a afecciones que pueden causar inflamación y, como resultado, pueden ser útiles para controlar la hinchazón y el dolor causados por dichas afecciones. También parecen proporcionar apoyo nutricional a las personas que sufren de dolores de cabeza. Algunas investigaciones sugieren que deben tomarse suplementos de omega-3 en las semanas previas a la cirugía. Se están llevando a cabo investigaciones importantes sobre los beneficios potenciales de los ácidos grasos omega-3.

Vitamina D

La vitamina D es quizás más conocida por su papel en la salud de los huesos, porque la vitamina D es vital para ayudar a su cuerpo a absorber el calcio. Pero la vitamina D también juega un papel importante en otros sistemas del cuerpo, incluso el apoyo a la función inmunitaria saludable y la ayuda al cuerpo para que responda normalmente a las afecciones inflamatorias.

La vitamina D se encuentra naturalmente en muy pocos alimentos, principalmente en los pescados grasos, como el salmón, el atún y la caballa, y los aceites de hígado de pescado. Se agrega a otros alimentos, como la leche, y se sintetiza en la piel cuando te expones a la luz solar. La vitamina D también está disponible como suplemento alimenticio.

Magnesio

El magnesio es un mineral que se encuentra en su cuerpo. También está presente de forma natural en muchos alimentos, como la leche, el arroz integral, los frijoles negros, algunas nueces y como aditivo en otros alimentos. Como un suplemento alimenticio, el magnesio viene en varias formas, entre ellas, óxido de magnesio, citrato de magnesio y cloruro de magnesio.

Los niveles saludables de magnesio pueden ayudar a aliviar los calambres y espasmos musculares. También puede proporcionar apoyo nutricional a las personas que tienden a tener migrañas. Además, la investigación ha descubierto que los suplementos de magnesio pueden jugar un papel positivo después de la cirugía. En los estudios, los individuos que tomaron magnesio antes de la cirugía clasificaron su dolor en un nivel más bajo en las primeras 24 horas después de la cirugía.

June 20, 2019

Ver también

  1. A Pain-Free Thumbs Up!
  2. Rotura del tendón de Aquiles
  3. Reflujo de ácido y enfermedad por reflujo gastroesofágico
  4. Lesión del ligamento cruzado anterior
  5. ¿Acupuntura para el dolor de espalda?
  6. Síndrome coronario agudo
  7. Leucemia mielógena aguda
  8. Barotraumatismo
  9. Cáncer de ano
  10. Picazón anal
  11. Espondiloartritis anquilosante
  12. Espondilitis anquilosante: ¿estoy en riesgo de osteoporosis?
  13. Espondilitis anquilosante: comer bien para la salud de los huesos
  14. Espondilitis anquilosante: haz ejercicios de manera segura
  15. Espondilitis anquilosante: reduce tu riesgo de caerte
  16. Espondilitis anquilosante: conoce tus opciones de tratamiento
  17. Apendicitis
  18. Cremas para la artritis
  19. Necrosis avascular
  20. Dolor de espalda
  21. Infographic: Back Pain
  22. Alivio del dolor de espalda: ¿Silla ergonómica o balón suizo?
  23. Haz que el dolor de espalda desaparezca
  24. ¿Base de bronceado? Mala idea
  25. Picaduras de abejas
  26. Parálisis facial
  27. Trastorno bipolar
  28. Trastorno bipolar y alcoholismo: ¿están relacionados?
  29. Trastorno bipolar en niños
  30. Medicamentos para el trastorno bipolar y aumento de peso
  31. Tratamiento para el trastorno bipolar: Trastorno bipolar I en comparación con el trastorno bipolar II.
  32. Análisis de sangre para enfermedades cardíacas
  33. 4 formas de evitar un ataque cardíaco
  34. ¿Realidad o ficción? Desmentir los mitos de los ejercicios y la alimentación para prevenir enfermedades cardíacas y factores de riesgo
  35. La salud del corazón en números
  36. Enfermedad cardíaca en las mujeres
  37. Mayo Clinic: los riesgos de sufrir un ataque cardíaco y un accidente cerebrovascular durante las vacaciones
  38. Programa de Cardiología del Deporte
  39. Fractura de clavícula
  40. Mano fracturada
  41. Fractura de nariz
  42. Fracturas de costilla
  43. Juanetes
  44. Quemaduras
  45. Bursitis
  46. Suplementos de calcio: ¿Un factor de riesgo de ataque cardíaco?
  47. ¿Las vitaminas pueden ayudar a prevenir los ataques cardíacos?
  48. Choque cardiógeno
  49. Celulitis
  50. Celulitis: Cómo prevenir los episodios recurrentes
  51. Celulitis infecciosa: ¿Es contagiosa?
  52. Espondilosis cervical
  53. Enfermedad de Chagas
  54. Terapia de quelación para las enfermedades del corazón: ¿funciona?
  55. Dolor en el pecho
  56. Dolores de cabeza crónicos diarios
  57. Dolor pélvico crónico en mujeres
  58. Sinusitis crónica
  59. Cefalea en racimos
  60. Collecting Pennies Through the Pain
  61. Síndrome de dolor regional complejo
  62. Dermatitis de contacto
  63. Controla tus porciones y controlarás tu peso
  64. Costocondritis
  65. Dolores de cabeza por tos
  66. Terapia con ventosas: ¿puede aliviar el dolor que causa la fibromialgia?
  67. Ciclotimia (trastorno ciclotímico)
  68. Terapia diaria con aspirina
  69. Tenosinovitis de De Quervain
  70. Cambios degenerativos en la columna vertebral: ¿Artritis?
  71. Hiperostosis esquelética idiopática difusa
  72. Difteria
  73. Reemplazo de disco
  74. Diverticulitis
  75. Inyecciones epidurales de esteroides: ¿por qué se limitan las dosis?
  76. Sarcoma de Ewing
  77. Factor V Leiden
  78. Ayuno: ¿Puede mejorar la salud del corazón?
  79. Fibromialgia
  80. ¿Fibromialgia o no?
  81. Fibromialgia y acupuntura
  82. Fibromialgia: ¿El ejercicio ayuda o causa dolor?
  83. Fibromialgia: ¿está vinculada a otros problemas de salud?
  84. Dolor de la fibromialgia: opciones para afrontarlo
  85. Fibromialgia: consejos para el cuidado personal
  86. La fibromialgia y el Neurontin
  87. Flu Shot Prevents Heart Attack
  88. Vacunas contra la influenza y enfermedad cardíaca
  89. Foliculitis
  90. Football Spinal Cord Injury - The Chris Norton Story
  91. Congelación
  92. Enfermedad de Gaucher
  93. Herpes genital
  94. Genital herpes: ¿puedes contagiártelo del asiento del inodoro?
  95. Lengua geográfica
  96. Volver a la actividad física después de un síndrome coronario agudo
  97. Arteritis de células gigantes
  98. Glucosamina: ¿Influye en el azúcar en sangre?
  99. Glucosamina: ¿protege a los cartílagos de la osteoartritis?
  100. Golf and Wrist Pain
  101. Carne de res alimentada con pastura
  102. Greenstick fractures
  103. Fracturas del cartílago de crecimiento
  104. Dedo del pie en martillo y dedo del pie en maza
  105. Información básica sobre los dolores de cabeza: descubre qué tipo padeces
  106. Dolores de cabeza y hormonas
  107. Dolores de cabeza: el tratamiento depende del diagnóstico y de los síntomas
  108. Alimentación saludable: De a uno por vez
  109. Healthy Heart for Life!
  110. Un corazón saludable de por vida: Evitar enfermedades del corazón
  111. Ataque cardíaco
  112. Prevención de los ataques cardíacos: ¿debo evitar el humo de cigarrillo que inhalo de otros fumadores?
  113. Síntomas de ataque cardíaco
  114. Heart Attack Timing
  115. Enfermedad cardíaca
  116. Enfermedad cardíaca en las mujeres
  117. Dieta saludable para el corazón: 8 pasos para prevenir enfermedades del corazón
  118. Presentación de diapositivas: Alimentación saludable para el corazón después del síndrome coronario agudo
  119. Ardor de estómago
  120. ¿Ardor de estómago o dolor en el pecho?
  121. Hemofilia
  122. Braguero para hernias: ¿puede ser útil para una hernia inguinal?
  123. Alto nivel de potasio (hiperpotasiemia)
  124. Urticaria y angioedema
  125. ¿Cómo se afectan mutuamente la espondilitis anquilosante y el embarazo?
  126. Dolores de cabeza por estímulos fríos
  127. Muelas del juicio retenidas
  128. Vellos encarnados
  129. Hernia inguinal
  130. Intervención: Ayuda a un ser querido a superar una adicción
  131. Terapia de inversión: ¿Alivia el dolor de espalda?
  132. ¿La fibromialgia es hereditaria?
  133. ¿Tu estilo de vida te provoca acidez estomacal?
  134. Picaduras de medusa
  135. Queratitis
  136. Infección renal
  137. Bursitis de la rodilla
  138. Prevención de la exposición al plomo
  139. Intoxicación por plomo
  140. Vivir mejor con espondilitis anquilosante
  141. Enfermedad de Lyme
  142. Mayo Clinic Minute: Las precauciones de salud que debes saber sobre la pedicura
  143. Mayo Clinic Minute: Síndrome de las piernas inquietas en niños
  144. Mayo Clinic Minute: ¿Por qué el riesgo de congelación es mayor de lo que crees?
  145. Mayo Clinic Minute: ¿Habrá una vacuna contra la enfermedad de Lyme para los humanos?
  146. Calambres menstruales
  147. Salud mental: cómo superar el estigma de las enfermedades mentales
  148. Proveedores de atención de la salud mental: consejos para encontrar uno
  149. Enfermedad mental
  150. Menús para una alimentación saludable para el corazón
  151. Dolor intermenstrual
  152. Paperas
  153. Mielofibrosis
  154. Myelofibrosis
  155. Terapia de liberación miofascial: ¿alivia el dolor de espalda?
  156. Hongos en las uñas
  157. Neurofibromatosis
  158. Dolores de cabeza nocturnos: Alivio
  159. AINE: ¿aumentan mi riesgo de sufrir un ataque cardíaco o un accidente cerebrovascular?
  160. Los frutos secos y tu corazón: comer nueces para la salud cardíaca
  161. Omega-3 en el pescado
  162. Ácidos grasos omega 6
  163. Opioides y artritis
  164. Liquen plano oral
  165. Candidosis oral
  166. Osteoartritis
  167. Osteocondritis disecante
  168. Osteomalacia
  169. Osteomielitis
  170. Pain Management
  171. Relaciones sexuales dolorosas (dispareunia)
  172. Síndrome de dolor patelofemoral
  173. Enfermedad inflamatoria pélvica
  174. Periodontitis
  175. Dolor fantasma
  176. Quiste pilonidal
  177. Pinzamiento de un nervio
  178. Fascitis plantar
  179. Verrugas plantares
  180. Polimialgia reumática
  181. Polipíldora: ¿sirve para tratar la enfermedad cardíaca?
  182. Neuralgia posherpética
  183. Tiroiditis posparto
  184. Priapismo
  185. Proteínas: fuentes saludables para el corazón
  186. Pseudoclaudicación: ¿Está relacionada con la claudicación?
  187. Agrega pescado a tu menú
  188. Síndrome de Ramsay Hunt
  189. Mayo Clinic Minute: Serpientes de cascabel, escorpiones y otros peligros del desierto
  190. Artritis reactiva
  191. El vino tinto, los antioxidantes, y el resveratrol
  192. Síndrome de las piernas inquietas
  193. Raquitismo
  194. Rotura de bazo
  195. Sacroilitis
  196. Savella puede disminuir la fatiga
  197. Ciática
  198. Picadura de escorpiones
  199. Masas escrotales
  200. Afeitarte mejor para reducir el vello encarnado
  201. Zóster
  202. Culebrilla y alcohol
  203. Vacuna contra la culebrilla: ¿puedo transmitir el virus de la vacuna a otras personas?
  204. Vacuna contra la culebrilla: ¿debo vacunarme?
  205. Ataque cardíaco asintomático
  206. Consejos simples para mantenerse activo y dinámico con artrosis
  207. Dolor de cabeza sinusal
  208. Causas del dolor de espalda
  209. Posiciones para dormir que reducen el dolor de espalda
  210. Sodio: espabílate
  211. Trastorno de síntomas somáticos
  212. Picaduras de arañas
  213. Lesiones de la médula espinal
  214. Estenosis del conducto vertebral
  215. Esguinces
  216. Prevención de la enfermedad cardíaca
  217. Estrés y dolores de cabeza: Detén el ciclo
  218. Fracturas por sobrecarga
  219. Alergia al sol
  220. Quemaduras solares
  221. Tratamiento para la quemadura de sol: ¿debo recibir atención médica?
  222. Oído de nadador
  223. Siringomielia
  224. Bronceado: ¿una base de bronceado evita las quemaduras de sol?
  225. Quistes de Tarlov: ¿causa de lumbalgia?
  226. Tendinitis
  227. Dolor a causa de la tendinitis: ¿debería aplicarme hielo o calor?
  228. Infographic: The blueprints to your heart
  229. Enfoques integrales para el tratamiento del dolor
  230. Estrategias de cambios en el estilo de vida para el control del dolor
  231. Rehabilitación del dolor
  232. Enfoques de tratamiento del dolor mediante el autocuidado
  233. Tratamiento del dolor: atención médica convencional
  234. Tratamiento del dolor: descripción general
  235. Comprender el dolor
  236. Artritis del pulgar
  237. Thumb Reconstruction
  238. Dolores de cabeza del tipo trueno
  239. Mielitis transversa
  240. Neuralgia del trigémino
  241. Colitis ulcerosa
  242. Exacerbaciones de colitis ulcerosa: 5 consejos para controlarlas
  243. Varicocele
  244. Video: Alergia o irritante: la verdad acerca de tu erupción
  245. Cirugía artroscópica de rodilla
  246. Video: El corazón y el sistema circulatorio
  247. Acidez estomacal y hernia hiatal
  248. Cáncer vulvar
  249. Virus del Nilo Occidental
  250. ¿Qué significa el término ‘edad del corazón’?
  251. Extracción de las muelas de juicio: ¿Cuándo es necesario?
  252. Infographic: Women and Heart Disease
  253. Dolor en la muñeca